Carlos Gutierrez
PRECAUCIONES CON LOS TOXICOS DE LIMPIEZA
de Carlos Gutierrez Muñoz - Sunday, 12 de April de 2015, 20:37
 

Desde hace algún tiempo y como resultado de una fortísima lucha comercial, los productos de limpieza se empiezan a volver poco saludables, por lo que hay que tener mucho cuidado con los productos de limpieza.

Al principio se abarataba, sobre todo en el sector de limpieza de locales, con el descenso de la concentración de las materias primas, es decir se bajaba el precio un 10% y se le ponía un 20% más de agua para poder competir por precio. Total al final el usuario casi no lo notaba, pero llega un momento en que no se puede añadir más agua ¿Solución para abaratar y que no baje el rendimiento? Añadirle productos tóxicos más baratos pero de similar eficacia.


Según la R.D. 255/2003 de 28 de Febrero
Anexo VIII Titulo II
1. No es necesario indicar la composición completa (naturaleza de los ingredientes y su concentración), aunque puede ser útil una descripción general de los componentes y sus concentraciones.
2. En caso de preparados clasificados como peligrosos de acuerdo con este real decreto se indicarán las siguientes sustancias junto con su concentración o gama de concentración: ……..

Ver texto completo de R.D.

Primero hay que tener en cuenta que ningún producto químico usado en limpiezas, salvo my raras excepciones es inocuo, incluidos los llamados ecológicos, que ahora tienen prohibido llamarse así precisamente por eso.

Por lo que cualquier producto químico de limpieza es algo nocivo, pero para que estos productos pudieran ser perjudiciales habría que respirar sus vapores muchas horas o beberse alguna cantidad.

Además, según el punto 1º del anexo del R.D. se pueden añadir simplemente nombrándolos genéricamente, así en si una etiqueta pone “tensioactivos no iónicos, colorantes y conservantes” no es perjudicial o muy poco.

Según este mismo punto si el producto fuera un poco nocivo basta con poner el genérico es decir “sulfatos” o “amonios cuaternarios”.

Pero según el punto 2 cuando el preparado sea clasificado como peligroso, es decir cuando sea altamente tóxico, entones si hay que poner el componente por su nombre y concentración en la etiqueta, así si un producto en su etiqueta pone que tiene “Lymonele, Clorobenceno o Bromo”, es altamente tóxico e incluso algunos de ellos son altamente alergénicos, lo que se puede traducir en un shock anafiláctico en personas sensibles.

Además como no se puede poner mucha cantidad porque lo prohibe la Ley, lo que hacen, ya que eso no está prohibido, es poner varias clases de tóxicos para llegar a completar la fórmula. Osea, si un conservante es muy toxico y sólo se puede poner un 0,1mg./ltr. se ponen dos o tres hasta llegar a la cantidad necesaria, por ejemplo 0,3 mg/ltr.

No es la primera vez que hay que llevar dos o tres niños al hospital con dificultades respiratorias al entrar en una sala recién limpiada donde la concentración de estos tóxicos es muy elevada debido a la reciente evaporación del agua de la limpieza.

Consejo: cuando compre un producto de marca blanca o especialmente barato, compruebe su etiqueta y si tiene más de un producto específico en la misma no lo compre, sobre todo si tiene personas asmáticas o alérgicas en su domicilio. Tampoco lo compre si tiene niños pequeños o personas mayores. También puede comprobar su toxicidad buscándo en internet el grado de toxicidad de cada componente.

Carlos Gutiérrez
4 de Agosto de 2.014