Carlos Gutierrez
DEFICIT FORMATIVO EN ESPAÑA
de Carlos Gutierrez Muñoz - Monday, 1 de October de 2012, 17:39
 

A lo largo de muchos años impartiendo formación, me he dado cuenta del grave déficit formativo del país, me voy a ceñir solo al sector que mejor conozco que es  el de limpiezas y que quizás sea uno de los más perjudicados.
La formación técnica del personal de limpiezas base se limita prácticamente a fregar y el de los especialistas al manejo de las máquinas o hacer las tortas de acero.
Pero casi todos, salvándose un reducido número, no saben que propiedades tienen los materiales que están limpiando, desconocen por completo las propiedades de los productos químicos que están usando, a los que llaman verde o azul y la mayor parte de los especialistas no saben lo que es neutralizar.
Muchos de ellos debido a los años que llevan trabajando han aprendido algún truco casero para remediar algún tipo de suciedad y lo aplican no importa donde, realizando desperfectos en los materiales y que luego no comprenden porque se han deteriorado, incluso en algunas webs de internet se explican trucos de limpieza por parte de algunos supuestos expertos que son desastrosos en su aplicación como por ejemplo “aplicar aceite a un mármol” o mezclar amoniaco con alcohol metílico, con las graves consecuencias que puede resultar para la salud del que lo hace. Casi todas las empresas han tenido que llevar alguna vez al hospital a un empleado que mezcló lejía con amoniaco.
También restauradores que aplican ácidos a los mármoles para limpiarlos, que luego dan lugar a un rapidísimo deterioro del material.
Está tan extendido que el resultado de esto, es que ni las empresas ni los profesionales sienten que tengan que aprender algo nuevo, repitiendo la frase de “si yo ya después de tantos años me lo sé todo” y confunden experiencia con formación.
Pero la verdad es que la tecnología  va avanzando, aparecen productos nuevos, nuevas herramientas, bayetas con nano tecnología y su introducción en el mercado es lentísima debido a que se ignora por completo su utilidad y se usan los productos sobre distintos materiales sin que el operario pueda discernir con claridad porqué lo que da resultado en un gres no lo da en un mármol o en una goma.
Cuando realizan la formación se sorprenden al ver porque hay que hacer las cosas de una forma y no de otra, por qué la dosificación correcta es tan importante o la espuma es tan inútil aunque la mayoría piensan que es lo que le da poder limpiador al producto. Existen cantidad de mitos en limpieza, como la eficacia de los productos gelatinosos, la super multieficiencia de la lejía,  la inutilidad de los suavizantes de la ropa, la super eficacia del jabón natural, la super ventaja de la mezcla de materiales o el producto milagroso que todo lo limpia, etc.
Hay que poner en valor que la limpieza industrial u hospitalaria son técnicas que requieren conocimientos técnicos y por lo tanto preparación y formación, lo cual redundará en mejor servicio y una mejor productividad. Que un buen profesional de la limpieza no es cualquiera que coge una bayeta  y frota y frota, sino alguien que sabe cómo y con qué atajar una suciedad determinada y que conoce las debilidades de los materiales .
SEPTIEMBRE 2.012