Manuel
5 CONSEJOS SOBRE PREVENCION
de Manuel Egido - Sunday, 22 de February de 2009, 11:20
 

Si el trabajador tiene en cuenta y sigue estas simples normas puede conseguir un grado muy elevado de seguridad en el desarrollo de su trabajo, en el de sus compañeros de tajo, así cómo en el bienestar propio y en el de su familia.

Las pautas a seguir son:

1º.- Estar atento para evitar los riesgos:

En todas las actividades laborales existen determinados riesgos que el trabajador debe de saber detectar y minimizar para poder combatirlos.

2º.- Detectar lo que es peligroso para poder sustituirlo:

Si en el trabajo existe algún elemento que sea o que pueda ser peligroso, el trabajador debe de ponerlo en conocimiento de su empresario, encargado, y responsable de la prevención de riesgos, comité de empresa, etc., para que ese elemento sea inmediatamente sustituido por otro que entrañe poco o ningún peligro. Arriesgarse a manipularlo o a trabajar con el, sólo puede traer consecuencias no deseables para ti, para tu salud y para la seguridad de tu hogar.

3º.- Adoptar las medidas preventivas necesarias:

Todo trabajador tiene el derecho y el deber de formarse debidamente para desarrollar en condiciones optimas su trabajo, y en esa formación tiene cabida y prioridad lo concerniente a la prevención de los riesgos laborales que conlleve ese trabajo; por eso mismo, el trabajador debe de exigir que se le de un cursillo teórico-práctico con las materias adecuadas para que se garantice el desarrollo laboral dentro de los márgenes de seguridad y confort que dicta la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

4º.- Utilizar correctamente los útiles y equipos de prevención:

El sentido común y el instinto de conservación y de supervivencia que es innato en cada persona, te hace ser el primer responsable de la utilización de los medios que te sean precisos para conservar tu vida y tu salud durante el desarrollo de tu función laboral; exige que se te dote de esos medios de protección y utilízalos siempre y debidamente.

5º.- Avisar del peligro detectado:

Cuando veas o sospeches de la existencia de un posible peligro para ti o para tus compañeros, ponlo rápidamente en conocimiento de tus compañeros y superiores para poder conjurar sus posibles consecuencias.

SANCIONES QUE PREVÉ LA LEY POR LOS INCUMPLIMIENTOS

El incumplimiento de los deberes y de las obligaciones de protección en el trabajo sobre la seguridad, la ergonomía, el acoso, y la higiene laboral, tiene la consideración de un incumplimiento laboral que está recogido en los Artículos 58.1 y 54.1 y 2 del Estatuto de los Trabajadores, y en el Artículo 29 de la Ley de PRL.

Para evitar las posibles sanciones e incluso el despido, el trabajador debe tener en cuenta que la Ley establece unos derechos y unas obligaciones que debe de conocer y de exigir.

Las obligaciones más comunes que un trabajador debe de conocer son:

- Informarse y formarse en materia de seguridad.

- Conocer los dispositivos de seguridad en su trabajo.

- Saber cómo prevenir un accidente.

- Cooperar con la empresa en la prevención de los riesgos laborales.

- Velar por la propia seguridad y por la de los demás compañeros y jefes.

Derechos más simples que un trabajador debe de conocer y exigir:

Todo trabajador tiene derecho a:

Una formación teórica y práctica que sea suficiente y adecuada a su puesto de trabajo en materia preventiva, y tanto en el momento de su contratación como cuando se produzca un cambio en las funciones que desempeñe o en los aparatos que maneje.

La formación que se le imparta debe de estar dentro del horario laboral, y si se la dan fuera de ese horario, se le debe de descontar el tiempo que se haya invertido en ella, del horario laboral que deba de tener.

La información necesaria para poder conocer todos y cada uno de los riesgos inherentes a su puesto de trabajo y la manera correcta de prevenirlos.

En caso de inminente peligro, debe de tener las instrucciones concretas para poder interrumpir la actividad y abandonar el lugar o centro de trabajo si es que eso fuese preciso o necesario, incluso cuando esté ausente el jefe, encargado o empresario.

La vigilancia sanitaria, en la cual la empresa ha de garantizarle el reconocimiento periódico de su salud, y respetarle en todo momento su derecho a la intimidad y a su dignidad personal, así cómo a comunicarle los resultados de las pruebas que se le practiquen y a que en ningún caso esos resultados puedan tener un resultado discriminatorio ni resultar en su perjuicio.

También tiene derecho a que se le tengan en cuenta y de manera específica sus propias particularidades, como pueden ser las de: discapacidad física, psíquica o sensorial, la maternidad o el embarazo, la falta de experiencia, etc., y a que la empresa tome las medidas adecuadas para protegerle su salud.

Si el contrato es de duración determinada o ha sido contratado por una empresa de trabajo temporal, debe de exigir idénticas condiciones que el resto de los trabajadores en lo que se refiere a la formación, la información y la vigilancia de la salud.

Tanto los trabajadores cómo los empleadores son responsables de que la Ley se cumpla, por eso mismo, el trabajador responsable debe de anteponer todas estas condiciones a la posible orden del empresario para que se realice un trabajo que no cuente con las debidas medidas de protección y seguridad.

El trabajador está en su derecho de exigirlas. El empresario tiene la obligación de proporcionárselas. Y en caso de accidente, ambos deben de tener muy claro que el juez será muy severo con los incumplimientos, y que no se casará con ninguno de los dos.

FEBRERO 2.009

(Edited by Carlos Gutierrez Muñoz - original submission Saturday, 21 de February de 2009, 10:25)